• 21 de mayo de 2024 10:19

El Museo de Turismo Al Muntasher celebra sus cinco años

Ene 4, 2023

Alberto Bosque.

¿Quién hace posible el turismo de museos?

Somos mucha gente, más de 300 personas.

¿Qué perfil tienen las personas que colaboran con el Museo del Turismo?

Por un lado, hay cuatro personas a cargo de la iniciativa: Javier Mateos, Raúl García, Rafael Guzmán y yo, coordinador. También hay unos 30 colaboradores privados. A estos habría que sumar otras 300 personas, así como una cincuentena de empresas e instituciones que donan cosas, organizan un salón, etc. Suelen ser personas del sector: agentes de viajes, hoteleros, profesores de escuelas de turismo o universidades, y también hay turistas.

Normalmente, pensamos en un museo como un sitio específico, pero el Museo del Turismo está repartido en docenas de salas en muchos países. ¿Cómo funciona?

En italiano tienen un término para definir mejor este concepto, que sería «difuso». Jugamos con el término «museo» de manera bastante deliberada, algo provocativa. En otras palabras, somos un museo extendido y distribuido… Cada sala es un museo en sí mismo y cada una tiene su propio tema, que puede tener un aspecto muy específico. Por ejemplo, la historia del turismo religioso en el Monasterio de Guadalupe, la historia de una persona o empresa en particular, etc.

¿Cuántas salas tiene actualmente el Museo del Turismo?

89 habitaciones repartidas en trece países.

¿Se suelen encontrar habitaciones en los hoteles?

Siempre son instalaciones relacionadas con el sector turístico, pero hay de todo: recepciones de hoteles, agencias de viajes, colegios, universidades de turismo, oficinas de turismo…

Uno de los carteles expuestos en el Museo del Turismo

¿Qué le inspiró a iniciar el Turismo de Museos?

Llevo mucho tiempo coleccionando cosas, y una vez un amigo belga, cuando me regaló la Guía Michelin de 1928, la primera edición de la Guía de España, me dijo que la mitad de este tipo de cosas en nuestro país acaba en la basura. Entonces pensé en hacer algo para evitar que este tipo de manuales viejos, folletos, carteles, postales viejas, etc., terminen en la basura, para que podamos apreciar todo esto y recordar la historia del sector.

¿Pueden crear un museo tradicional?

Una opción era solicitar una subvención para montar un museo turístico. Pero lo descarté porque sería un proyecto personal y siempre dependería de subvenciones. En Italia se propuso tal proyecto y se despreció desde el principio como un gasto continuo. Nuestro objetivo era un proyecto más global y participativo. Por ejemplo, en Uruguay tenemos una sala en el Museo del Turismo ubicado en el Holiday Inn de Montevideo. Nunca he estado y probablemente nunca lo haré, pero fue posible sin gastos ni viajes. En definitiva, se trata de dar valor a las iniciativas de otras personas en cualquier parte del mundo.

¿Cómo lo transfieren?

Las redes sociales del Museo del Turismo están disponibles en 17 idiomas. Por ejemplo, 600 personas siguen nuestra página de Facebook en Montenegro. Está dirigido por una señora que trabaja como bibliotecaria.

Inauguración de una nueva sala para el Museo del Turismo.

¿Qué tipo de cosas se muestran en las habitaciones?

Todo depende del tema. Por ejemplo, Room 21 en Buenos Aires cuenta la historia de Viajes Piamonte. Suelen ser postales, guías de viaje, libros de texto, carteles…

¿Cómo hacen el turismo de museos, a qué año se remontan?

En el siglo III, hubo una dama que escribió una guía para su viaje a Tierra Santa. Durante miles de años, la gente se ha alejado de la curiosidad por razones distintas a la comida. Por ejemplo, tenemos dos salas dedicadas al Camino de Santiago.

¿Cuál es la reacción de las personas cuando entran a una sala del Museo del Turismo?

Hay gente que pasa y pasan dos segundos, dicen «Ay curiosidad» y ya está. Otros le dedican más tiempo. Depende, ya que no se pagan entradas y muchas habitaciones están ubicadas en lugares de tránsito como los hoteles.

Sala 65 del Museo del Turismo.

Si alguien está interesado en colaborar con el Museo del Turismo, ¿qué debe hacer?

En nuestra web explicamos diferentes formas de colaborar con nosotros. Lo que parece más obvio es la donación de materiales, pero esta es la que menos nos interesa. Si me dices que heredaste una colección de 1.000 postales de tu abuelo, no tenemos donde guardarlas. Preferimos que guardes esta colección, la aprecies por ti mismo y la muestres al público. Podemos ayudarlo a encontrar una habitación de hotel donde se puedan exhibir, en un escaparate, bajo llave, y las postales seguirán siendo suyas. Otras formas de colaborar son organizando salas, escribiendo para nuestro blog, cuidando una red social, etc.

Así que el Turismo de Museos sería imposible sin el voluntariado…

De ninguna manera. No tenemos afán de lucro, ni siquiera un movimiento económico. Si una persona o una empresa quiere colaborar aportando dinero, se le pedirá, por ejemplo, que compre una vitrina y coloque allí el logo de la empresa. No cobramos nada, y no pagamos nada.

¿Qué sucede si algo le sucede a las exhibiciones en la sala?

El hotel dispone siempre de un seguro de responsabilidad civil. Pero cuando alguien tiene algo muy caro o muy bueno, desaconsejamos ponerlo en el salón, porque se convierte en un lastre. Los casilleros están cerrados, pero pueden ser forzados. Por ejemplo, una Guía Michelin de 1900 puede costar 15.000 euros. En estos casos se muestra una copia o fotomontaje porque nuestro deseo siempre ha sido dar a conocer la historia del turismo. Nunca decimos: «Mira cuántas cosas viejas guardamos como tesoros».