• 21 de mayo de 2024 09:22

Cómo mejorar la comunicación sobre sostenibilidad

Abr 12, 2024

Aunque las empresas turísticas siguen avanzando en sus estrategias de sostenibilidad, las comunicaciones siguen siendo un tema sin resolver. Como señala Rafael González, socio director de Viviential Value, “Además de ser sostenible debe parecerlo, y por eso es necesario comunicarlo”, según advierten en HOSTELTUR noticias turísticas publicadas en Expertos: “El “ ecopostureo” tiene poco recorrido en el ámbito turístico. Para ello, José María de Juan, experto en sostenibilidad y fundador de Koan Consulting, enumeró nueve pasos que contribuyen a mejorar esta comunicación, en las sesiones “Innovación, Digitalización y Sostenibilidad” del Hosteltur Academy, AEHM (Asociación Empresarial Hotelera de Madrid) y la Dirección General de Turismo y Hostelería de la Comunidad de Madrid, José María de Juan afirmó que “es mejor que los mensajes penetren como una lluvia torrencial, poco a poco, que romperse”. Sale como una tormenta y luego no llega a nada.” Fuente: Hosteltor Estos son los nueve pasos citados por José María de Juan para mejorar la estrategia de comunicación de las líneas de trabajo de Sostenibilidad para las empresas turísticas Definir una estrategia “En primer lugar, la empresa debe pensar en qué quiere comunicar y por qué: en caso afirmativo su posición ética, diferenciarse, alinearse con la tendencia o demanda del grupo al que pertenece, o obtener una certificación o seguir el estándar de calidad. También puede ser para aumentar su competitividad o comerciabilidad operativa, ya que cada vez más operadores los exigen; Involucrar a los intermediarios, publicando en redes y sitios web todo lo relacionado con la sostenibilidad; Por simple visión o inercia; Por exigencias legales; A través de la segmentación y motivación de clientes, para satisfacer a los existentes y buscar nuevos clientes más comprometidos; Así como por los requerimientos de sus mercados actuales o la expectativa de atraer otros mercados potenciales. Priorizando medios y momentos “a través de los medios, soportes y canales que comunicamos; Cómo o qué hacemos, y sobre todo a quién, porque el mensaje debe estar segmentado en función del perfil del cliente. También debemos elegir bien la oportunidad de comunicarnos en un momento dado, porque la vida constantemente nos da excusas para alinearnos con algo. Ahora, por ejemplo, la sequía en Cataluña ha provocado la difusión de medidas adoptadas por los hoteles para ahorrar agua, en algunas de las cuales el cliente puede cooperar y así ganarnos su complicidad para participar. De esta forma también creamos una comunidad para transmitir los valores de marca que queríamos transmitir. Qué transmitimos “Mensajes que sean relevantes y oportunos en tiempo y lugar; Adaptado a la división según temporadas turísticas; Facilitar conocimientos que conduzcan a la acción y estén justificados por objetivos; el uso de big data y small data; “Evitar mensajes negativos que distorsionen la actividad turística, que son mensajes casi autodestructivos”. Por ello recomendó argumentos como: “Conocemos los efectos negativos y esto es lo que hacemos”. Porque el turismo no es perjudicial, queremos implicaros”. Ante esto, el cliente no puede negar: “Esta es la realidad, esto es lo que hacemos y esto es lo que queremos que hagas”. La mensajería debe “basarse en números, pero no abrumarlos con datos, sino mostrarles en qué pueden colaborar, sin transmitir confusión, y mensajes positivos que creen un camino común”. Los mensajes de este apartado destacan el papel que juega “el naming, el copywriting, el packaging… en definitiva, cómo lo decimos y lo encapsulamos, porque un mensaje no puede ser demasiado simple ni demasiado técnico, ni demasiado largo ni demasiado corto. Se debe mostrar claramente desde el principio cuál es la situación, con sus necesidades, retos, soluciones y distribución de responsabilidades Atención al perfil del cliente “Hay perfiles de clientes de todo tipo y grado de motivación, por eso necesitamos información de mercado para segmentar comunicaciones, ya que tenemos desde turistas responsables hasta LOHAS (Estilo de vida, salud y sostenibilidad, personas que intentan llevar un estilo de vida saludable y sostenible), BOBOS (burguesía bohemia), flashpackers (mochileros 2.0 pero que buscan comodidad), foodies, generaciones X y Z, etc También debemos segmentar por variables funcionales –edad, nacionalidad, poder adquisitivo, nivel educativo, experiencia previa, diversidad social, étnica y religiosa, género, preferencias sexuales, etc.– y en consecuencia enviar mensajes sobre lo que nos hace diferentes. El regreso de la marca “Valioso branding y co-branding, con prestigiosas alianzas entre empresas; etiqueta; Imagen e identidad; El papel de las certificaciones y el branding, evitando generar mayor confusión al cliente; Explosión hipersegmentaria «simpática»; Llenar lagunas e incertidumbres en materia de reputación; Y hay que tener cuidado con el lavado verde, ya que sólo puede funcionar a corto plazo. Equilibrio «Debemos esforzarnos en lograr un equilibrio entre los elementos ambientales, sociales y económicos como componentes de la sostenibilidad, hasta ahora nos hemos centrado en gran medida en la parte ambiental. Pero cuidado con no caer en lo que se llama «human touchwashing», y evitar brechas entre lo que se dice y lo que se hace Cocreación y participación “Hay que potenciar el papel de los empleados, la participación y la connivencia con el cliente en la creación de un camino común, incluso aprovechando el 'efecto Disney', porque si se explica el efecto de ciertas acciones usando un toque emocional, lo vencerás para siempre. Para lograrlo, también es necesario poner en marcha iniciativas concretas y sencillas”. Empresas, destinos y aliados “Es necesario crear alianzas entre todos los actores del destino, incidiendo en los clusters y la cooperación competitiva”.